Es ya un secreto a voces que la próxima gran actualización de Windows 10 es Redstone la cual se espera que llegue durante el primer semestre de este año, pero hay rumores de que esta no llegaría con todas sus características.

En Redmond están trabajando en la optimización de OneCore, que contiene el código que se comparte en todas las versiones de Windows.De hecho, la última build ya lleva algunas optimizaciones de OneCore.

Esto nos lleva a la conclusión de que podrían probar nuevas compilaciones con mayor rapidez y así poder encontrar los fallos que aparezcan mucho antes. A cambio de estas mejoras podría sacrificarse algunas características que debería traer Redstone o en el peor de los casos aplazar la actualización.

¿Qué opinión te mere esta situación en Microsoft?